El Rosario (2015-17)

La comunidad de El Rosario no es tan pequeña como pensaba,

que las personas eran muy raras.

Pero al final, todo era frío revuelto;

las nubes chorreaban por las peñas

y en el aire había muchas moscas

por el olor de las vacas.

Siempre nos reíamos por los sonidos chistosos

que hacen ganadería y agricultura todo el día.

Cuando regresan de la clase: lodo y aire.

En el pecho de El Rosario la gente es seria;

solos los niños ríen y juegan en las tardes

con los vecinos de enfrente

antes de que caigan,

cual hojas en otoño

y

yo solo pensaba en cómo llegar a la casa de mi alumno.

Cruzando las calles de tierra, me sentía en un lugar que no conocía,

todo era extraño para mí,

pero en cierto modo,

esto lo hacía más emocionante.

Cadáver exquisito (seminario sobre comunidad; noviembre, 2016)

Anuncios

El tren de la vida

Actividad de Alfapoetiza y reflexión sobre la campaña

 

La vida es como un viaje en tren con sus estaciones, sus cambios de vías, sus accidentes. Al nacer nos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres y creemos que siempre viajaran a nuestro lado, pero en alguna estación ellos se bajaran dejándonos en el viaje, solos.

De la misma forma se subirán otras personas, algunas serán insignificativas, otras nuestros hermanos, amigos, hijos y hasta el amor de nuestra vida. Muchas bajarán y dejarán un vacío permanente. Otros pasan tan desapercibidos que ni nos damos cuenta que desocuparon sus asientos. Este viaje estará lleno de alegrías, tristezas y fantasías, esperas y despedidas. El éxito consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, en dar lo mejor de nosotros. El gran misterio para todos es que no sabremos en qué estación nos bajaremos, por eso debemos vivir de la mejor manera, amar, perdonar, ofrecer lo mejor de nosotros… Así, cuando llegue el momento de desembarcar y quede nuestro asiento vacío dejemos bonitos recuerdos a los que continúen viajando en el tren de la vida. Les deseo que el viaje en su tren para el año que viene sea mejor cada día, cosechando éxitos y dando mucho amor, y les doy gracias por ser de los pasajeros de mi tren Nat, Alan y Katia.

Gracias.

Mariana Ramírez. El Rosario, Tlaxcala. 2015

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑